viernes, 17 de marzo de 2017

Día Generoso

Hoy viernes 17 de marzo, se puede encontrar en los kioskos el Especial Metrópoli sobre Jerez, en el que nuestra Asociación Los Generosos tiene varias menciones. Esto es gracias al trabajo concienzudo de todos los integrantes y particularmente al tesón y la apuesta total a estos vinos emblemáticos de algunos de ellos. A destacar es la iniciativa de Juan Manuel del Rey, dueño del Corral de la Morería de tener una de las cartas de jereces más completas de España, con más de 347 referencias y más de 3.000 botellas.

También la iniciativa de Javier Vázquez en su local O'Pazo de Lugo de ofrecer jerez por copas, mientras puedes tomar un pulpo, un tataki de atún o una empanada gallega.

Ezequiel Sánchez desde su tienda Reserva y Cata y su nueva apuesta por los vinos naturales en Wine Attack, también es un claro apasionado por el mundo del jerez y apuesta no sólo por tener  referencias extraordinarias en su tienda de Conde de Xiquena, sino que ofrece vinos a precios asequibles.

Luis Vida junto con otros Generosos va a impartir unos cursos de vinos de Jerez y Montilla dentro de la marcada exigencia de nuestra asociación de difundir la cultura de estos vinos andaluces, referencia mundial de la enología más sofisticada.

Y Miguel Llanos de Bodegas Tradición que ha conseguido con su PX de Tradición obtener el reconocimiento a uno de los vinos Baccus de oro en su última edición.

Y otro Generoso, José Ramón de Casa Manolo, que esta semana le han hecho un reportaje en TVE 1 sobre el enorme cocido que ofrece en su local. Entrevistando también a Isabel Galindo de Las Moradas de San Martín cuyo Director comercial es también miembro de Los Generosos.

Nuestra Asociación tiene ahora más que nunca, desde que se fundara en el año 2013, la vista puesta en la difusión de la magia de estos vinos únicos y singulares que cada vez son más apreciados dentro y fuera de nuestras fronteras. Y además estamos en plena racha mediática....

Portada de la revista Metrópoli






José Ramón de Casa Manolo

jueves, 4 de agosto de 2016

BEBERSE EL TIEMPO. CATA EN CASA MANOLO - JULIO 2016




 Tener de invitado en la cena a uno de esos maestros de los que decía hace poco José Carlos Román que “Jerez debería dar las gracias” (http://www.huffingtonpost.es/…/jerez-deberia-dar-las-gra_b_…) fue toda una responsabilidad, pero también un gran placer porque Bartolomé Sánchez se soltó desde el primer momento, le gustó el juego y fue uno más desde el minuto cero.
El recorrido de vinos no era para menos: una cata ceremonial, desde su apertura con un joven blanco de San Martín (con unos meses bajo velo de la Flor autóctona de Gredos) hasta las grandes soleras –alguna de ellas, por desgracia, ya perdida en el tiempo- con décadas de botella que procedían de la colección privada de nuestro presidente y de la compra de una herencia familiar que Abel, fotógrafo generoso, pudo localizar y conseguir tras mucha persuasión.
La gastronomía eficaz y atenta a la tradición de la Casa Manolo acompañó a la perfección, con algunos hallazgos sobresalientes en cuanto a sus armonías.



LAS MORADAS DE SAN MARTÍN ALBILLO 2015 BAJO VELO. VINOS DE MADRID.
Un blanco aún experimental, alegre y jugoso, con una boca muy placentera, “adelgazada” por la flor pero untuosa y acariciante al tacto. Los aromas de pera Williams propios de la variedad van bien envueltos en el toque campestre (camomila, tomillo) propio del trabajo en “natural” de esta casa y de una mineralidad terrosa.

LOS CLAVELES 2015. TORO ALBALÁ. PEDRO XIMÉNEZ (SIN CRIANZA). MONTILLA-MORILES.
Versión sencilla del carácter de la uva cordobesa, con un interesante fondo calizo y una boca ligera, golosa y algo blanda ya que la acidez va justita. Al final, destacan los aromas herbales (como de herbolario o botica antigua) más que la fruta.

SOLEAR EN RAMA SACA DE VERANO 2016. BARBADILLO. MANZANILLA DE SANLÚCAR.
La primavera lluviosa ha dado brío a la Flor y, entonces, aparece la panadería en todo su esplendor: sabores de hogaza de pan de pueblo recién horneada con un toque campestre destacado de hierbas secas. Boca seca, potente, con una caricia táctil de levadura y un matiz almendrado muy fino. Los fondos de caliza y yodo subrayan una saca sobresaliente.

FINO TRADICIÓN SACA DE PRIMAVERA 2016. JEREZ-XERES-SHERRY.
Sólo dos buscadísimas sacas de 3.000 botellas al año de un vino del que alguien dijo que va “más allá del fino” por su paladar firme, sabroso y serio. Pasa de los 10 años en bota y ya roza el amontillado joven por ese perfil etéreo en el que parece que hay más aroma -más “espíritu”- que peso físico. Impacta, pero sobrevuela y perfuma la lengua y deja un recuerdo exótico de campo y zoco: cuero, especias (ras-el-hanout) y maderas añejas.



AMONTILLADO FINO VIÑA AB. GONZÁLEZ BYASS. JEREZ-XERES-SHERRY.
Esta es una de las “Soleras Exclusivas” que la casa lanzó a finales de los años 70 y que fue subastado por primera vez en Londres (Christie’s). Color caoba muy limpio y nariz exótica (curry, cardamomo) con un repertorio completo de frutos secos en caramelo y marcados recuerdos de yodo y humo subrayados por el cuero fino. Recorrido de boca perfecto, “in crescendo”, absolutamente seco, con un toque vegetal fresco –como de apio- más un tacto de emocionante suavidad y un fondo aromático de gran complejidad que te envuelve mientras invoca al tiramisú.

AMONTILLADO DEL DUQUE. GONZÁLEZ BYASS. JEREZ-XERES-SHERRY.
Frente a la pureza jerezana del VIÑA AB, mostró más empaque y narró su historia en clave “british”, cercana pero distinta al estilo de un palo cortado. Un carácter oxidativo más acentuado marca un toque volátil de arranque que no le quedan mal, mientras la casta de la uva pone lo mineral y lo oceánico: caliza, salina, pedernal. Además, hay apuntes frutales de albaricoque y golosinas (“delicias turcas”), el umami de la soja y la seriedad clásica del tabaco y el cuero.

JEREZ SUPREMO. OLOROSO SECO. GONZÁLEZ BYASS. JEREZ-XERES-SHERRY.
Una solera extinguida muy codiciada por los cazadores de tesoros líquidos. Más de tres décadas en botella la han afinado hasta el extremo sin restarle nada de su poder de oloroso complejísimo que aún mantiene una juventud vibrante. A Luis Oliván, “le causa pavor” y Bartolomé Sánchez encontró “el equilibrio puro que buscas en un gran vino” mientras que se mencionó el “Síndrome de Stendhal”, ese sobrecogimiento que se siente ante la belleza absoluta. Finura extrema y poder, con maderas perfumadas que evocan el incienso y las especias de un pastel inglés de navidad –jengibre, canela, pimienta- más una carga de mineralidad umami envuelta en mágicos apuntes acéticos.

APÓSTOLES. OLOROSO ABOCADO GONZÁLEZ BYASS. JEREZ-XERES-SHERRY.
Este es un vino que ha cambiado con el tiempo su etiquetado. La botella de los años 70 que catamos iba etiquetada como oloroso dulce y abrió con un golpe animal de almizcle y notas tostadas de café turco (con especias como el cardamomo). Con oxigenación en copa apareció, milagrosamente, la mermelada de frutos del bosque. Y es que “el oloroso se había subido por encima del PX” en palabras de Augusto Berutich, que cerró la cata describiéndolos como “vinos abrumadores, soleras puras”. Ahí queda eso.



©Luis Vida Navarro/Los Generosos
© Fotos Abel Valdenebro

miércoles, 15 de junio de 2016

Las catas de Vinoble


Un éxito indiscutible de Vinoble 2016, más allá de las polémicas que circulan estos días por las redes, fueron las espectaculares catas dirigidas de la Mezquita y el Molino. Especialmente las que podrían encuadrarse en lo que, por la zona, dicen “el despertar de la fuerza” o la “revolución silenciosa” y que viene a significar la vuelta de estos vinos al primer plano después de unas décadas perdidas. Ya hemos hablado de “Los Generosos y el Tiempo”, la cata comparativa que creamos para investigar qué le pasa a las grandes soleras en la botella y que creo una gran expectación. Otra de enorme carga emotiva fue 'El Marco de Jerez: Nuevas avenidas sobre tierras milenarias', un recorrido en 14 vinos a cargo del Master of Wine español, Pedro Ballesteros, y el director general del Consejo Regulador, César Saldaña, escoltados por los enólogos de las grandes casas (Williams & Humbert, Barbadillo, González Byass, Osborne, Lustau, Hidalgo-la Gitana) junto a los inquietos viñadores que están sacudiendo el Jerez de hoy:  Ramiro Ibáñez, Willy Pérez, Primitivo Collantes o Alejandro Narváez,  y proyectos rompedores como el Equipo Navazos, Ximénez Spínola o Viña AB de Antonio Barbadillo. Unos bajo el sello de la D.O. y otros sin él, fueron narrando sus proyectos que incluyen los vinos de añada, la vuelta de varietales perdidos o la reivindicación de otros minoritarios como el PX, los vinos de pago único, el asoleado y las vendimias tardías. De alguna forma, César Saldaña anunció que “por ahora” no todos cabían bajo el paraguas del Jerez, una de cuyas reglas irrompibles es la crianza mínima de dos años para todos los vinos, pero que de todo podía hablarse en el futuro. Esa apertura de puertas vino acompañada del anuncio del mapa de pagos que ha elaborado el Consejo y que significa la vuelta del sistema de clasificación centenario del Marco en versión actualizada. En la larga cata brillaron vinos rebeldes como el Viña Matalián de Collantes, el Navazos-Niepoort, la manzanilla de añada 2010 de Callejuela, el sacristía AB saca 2010, el fino de añada de W&H 2009 y, por supuesto, las joyas clásicas VORS como el oloroso Faraón, el Lustau palo cortado, el amontillado 51-1ª o el viejísimo moscatel Pio IX. Nuestras notas de cata aún echan humo y las iremos ordenando para colgarlas en próximos días, junto a las de otros grandes eventos como la megacata “The Flor Show” en la que Juanma Bellver y Jesús Barquín, escoltados por lo más granado del Jura francés, desarrollaron una narración perfecta de la zona francesa hermanada por la levadura de velo de flor con Jerez y Montilla-Moriles, cuyos vinos encajaron en la secuencia de una forma perfecta. Sigan atentos.

lunes, 9 de mayo de 2016

CATA GENEROSOS 5 Mayo de 2016






MANZANILLA SOLEAR EN RAMA SACA DE PRIMAVERA 2016 BARBADILLO Manzanilla gruesa en boca, muy potente y con gran extracto, que la hace de muy largo postgusto. Destacan los aromas vegetales y herbáceos de camomila, también aparecen notas de crianza biológica y terrosas.
Se une muy bien a la mojama.




ARROYUELO FINO EN RAMA
En este fino la madera y los recuerdos de hidrocarburo se combinan con suavidad, llegando a los olores a puerto y aguas salinas tranquilas. Gran sensación de crianza biológica con un fondo de manzana asada y paladar de carácter rustico bien trabajado.




FINO ANDALUZ PALOMINO & VERGARA
Botella ya con años de un fino que, por su evolución, recuerda de primeras a  un amontillado abocado. Cuando se abre aparecen los orejones, anisados (hinojos), ajonjolí…algo como el olor de las tortas de aceite. Estos aromas evolucionan a flores blancas, mermelada inglesa y terminan en caliza húmeda.
En boca es abocado, muy suave, donde la unión del azúcar, la salinidad y el amargor dan un gran juego. Digamos que es un estilo muy “british”.




REGENTE PALO CORTADO SANCHEZ ROMATE
Uno de los vinos que más gustó. Con muy buena acidez y vida por delante, grueso, hace notar su señorío con notas predominantes al principio de tipo lácteo, como a yogurt griego, que dan paso a las maderas, el cacao y los frutos secos. Su evolución es a bombón ingles y tabaco de pipa árabe.
El postgusto es una amalgama de naranjas amargas, maderas, tabaco, cacao…




DOUBLE CENTURY OLOROSO DOMECQ
Es un vino dulce, del estilo de los “amorosos”. La marca y la casa ya no existen y la botella parece tener bastante tiempo. Las frutas secas son lo más destacado con higo seco y melocotón seco aunque, al abrirse, comienza a salir la manzana acida asada y los cítricos (pomelo, lima). Su buena acidez le permite un buen paso por boca y largo postgusto.




CREAM V.O.S. TRADICION

Ligeros olores a flores blancas de retama que se mezclan con los aromas de sotobosque, plátano verde y mantequilla derretida para dejar paso después a unos recuerdos de aceto balsámico muy positivos. Su boca es dulce, muy untuosa y bien equilibrada por una acidez que lo hace muy disfrutable.



lunes, 8 de febrero de 2016

CATA EN LA ESCUELA DE HOSTELERIA. 4 Feb-2016


El grupo los Generosos, sigue divulgando este tipo de vinos. En este caso, se dio un curso de los Vinos de Jerez a los estudiantes de Grado Superior de la Escuela Superior de Hosteleria y Turismo de Madrid del grupo de la tarde.



A la cata acudieron algo más de cuarenta personas, que pudieron tener una introducción al mundo de Jerez, sus vinos y poder catar un fino, amontillado, oloroso y moscatel, vinos que fueron donados por el Consejo regulador.

Los alumnos se interesaron mucho por el tema y la gran mayoría de las preguntas fueron sobre: sistema de criaderas y solera, los tipos de crianza y la unión a la comida de estos vinos.

En la cata los vinos que más gustaron fueron el oloroso y el moscatel.



Con esta cata, se abre un programa de catas que los Generosos darán a diversas escuelas y establecimientos con el fin de divulgar y educar a los profesionales y aficionados a los vinos generosos.

Agradecer a la escuela Superior de Hosteleria y Turismo de Madrid, al Consejo Regulador de Jerez , al profesor Segundo Ibañez y especialmente a los alumnos asistentes a la charla-cata.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

4-DICIEMBRE O'PAZO. NAVIDAD

Era nada menos que nuestro segundo aniversario como grupo, ya que la Asociación Cultural la creamos en Vinoble 2014. De vuelta en el Pazo de Lugo, donde nos reunimos por primera vez, aprovechamos para resolver varias cuestiones importantes, catar algún vino que nos habían dado para este tema, celebrar las fiestas que se acercan, acordarnos de nuestro compañero Javier, que está lesionado, brindar por el numero de la lotería, etc. Pero una vez resuelto el duro trabajo, nos encontramos dos grandes sorpresas que nos pusieron en el Olimpo. Van nuestras catas a continuación.

Vermut de Lustau

Mucho carácter de Jerez. La base podría un ser cream con el toque de flor del amontillado y abundantes especias: canela, tomillo, ajenjo… Amargor discreto que, cuando se le añade hielo, limón y una gota de angostura, se equilibra a la perfección con el dulzor. Es un vermut muy interesante para coctelería.



Fino Maestro Sierra

Ligeras notas de crianza biológica donde destacan la camomila y las almendras verdes en una nariz muy campestre. Paladar fresco, seco, con un posgusto largo gracias al fino toque amargo. Muy honesto y fácil de beber, al gusto de todo el mundo.




Fino Trocadero

Se abren dos botellas, muy distintas, con humedades. Rincón sombrío de bodega, lagar, heno, fenoles. Requiere nueva cata.


Manzanilla Navazos. Bota 42. Saca de febrero 2013

Toda una sorpresa. Alta intensidad de aromas salinos, de alga Kombu, con fondos de caliza profunda, petróleo, hierbas y curry. Cuando abre se remarcan los tostados –toffe, bizcocho borracho - y los cítricos: mandarina y hoja de limonero. Una “manzanilla cortada”, según Luis Vida, por sus notas de mantequilla de avellana. En la boca es fresca, muy compleja, salina, sequísima y “texturada”. Nos dejo en la puerta del Olimpo cuando la maridamos con un tartar de atún y aguacate, de textura grasa perfectamente compatible que envolvió a la perfección su limpia sequedad. La crianza en botella le ha sentado muy bien y creemos que tiene vida para seguir mejorando.



Fino Navazos 35. Saca de junio 2012

Muy elegante y herbal (heno, romero, bergamota), de paso avellanado y etéreo. Destacan los aromas de crianza biológica, con toques de brea, algún tostado (cacao) y recuerdos de manzanas asadas, que podrían indicar que ya ha pasado su momento idóneo de frescura. Un punto curioso y leve de acidez le aporta una gran bebestibilidad. De cualquier forma, conviene seguir su evolución en botella.



Viña AB Amontillado Fino de Gonzalez Byass (años 60)

No es el vino que hoy está en el mercado sino una solera extinta que, según nuestro presidente Augusto Berutich, propietario de la botella, “pertenece a la primera serie -ya histórica- de Soleras Exclusivas que G&B presentó en subastas en Londres en los años 70 del pasado siglo. La solera primitiva del almacenista y bodeguero Antonio Botaina fue adquirida a medias con la Casa Domecq y se extinguió por agotamiento poco después. Actualmente, la bodega sigue manteniendo una solera intermedia cuya denominación es Amontillado Viña AB, sin pretensiones de mayor envejecimiento y que, con un poco de imaginación y mucha fe, podría considerarse -en el tiempo- como la 5º criadera del ya extinto y mítico vino”.

La solera data del siglo XIX y se embotelló en los años 60. Es como un Mercedes clase C, elegante, aristocrático, dinámico y vivo…extraordinario. Aromas de bergamota, calabaza asada, nueces, vainilla y cilantro sobre fondos de crianza biológica que se entremezclan con los recuerdos de barnices, maderas viejas, salazones, tabaco rubio, salsa de soja y humo. “Quizás un vino ya algo cansado, pero con una clase increíble, aristocrático”, para Alberto Coronado que confiesa que aún “le ve el fino”.



Willams & Humbert Oloroso 2001 Historic Vintage Collection

Un oloroso de añada y envejecimiento estático absolutamente peculiar y, a la vez, muy representativo de la línea de la casa. Abre en copa con notas de pegamento, botica, mucho melón Galia maduro, galletas, mermelada inglesa de naranja y té negro. Se insinúan atisbos de levadura de flor a lo lejos. En boca es fresco y tiene cierta corpulencia, muy del estilo de un palo cortado, con unas maneras muy finas, casi inéditas en este estilo y que hablan de un mosto de primera calidad. Estructura de gran vino con alcohol invisible a pesar sus 20,5% y una boca muy fina, larga y tierna, con tacto de bota y aromas de avellana, nuez, especias exóticas y tabaco sobre fondo calizo.




Ánsar Real GF Amontillado 1/21.

Botella histórica donada  por un miembro de la familia Florido, poseedor de una bota de esta solera. La botella, de hecho, es una saca hecha ex profeso para poder catarla . Es otro vino fuera del mercado, aunque es posible que reaparezca la marca en el mercado.

Éste era un vino que contaba ya con unos 120 años de vejez media cuando cerró la bodega, en torno al año 2000 y su solera procede de 1887. “Mucho vino en poco espacio. Las notas más acusadas de un amontillado viejo se concentran”, para Augusto Berutich. Potente grado alcohólico que potencia las notas salinas y el amargor en un paladar enormemente umami. “Es el proceso normal que ocurre en las soleras que no se refrescan, las que abrumaban la los antiguos comerciantes ingleses”. Humo, cacao, mucho yodo, con “recuerdos de ampollas de hierro y disolvente, gracias a todos los alcoholes superiores”. Con tiempo en la copa, va marcando las notas de frutos secos –almendra, avellana, nuez- y una punta de azahar. “Un perfecto vino para grandes cabeceos”, para Javier Vázquez.




Por nuestra parte, los Generosos esperamos seguir disfrutando de los vinos de Jerez y otras tierras por muchos años y profundizando en la investigación y divulgación de sus maridajes y sus viejas y nuevas soleras y tendencias.

jueves, 26 de noviembre de 2015

80 aniversario del Consejo regulador en El Corral de la Morería






Ya tenemos nuestras notas de cata- elaboradas por los generosos Jesús Yraola y Luis Vida- de los vinos que el CRDO Jerez embotelló con motivo del 80 aniverasario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jerez – Xérès - Sherry, celebrado junto a Los Generosos en el Corral de la Morería.

1. Manzanilla de Sanlúcar. Bodegas Barbadillo.

Una selección de la enóloga Montse Molina a partir de botas de la Bodega La Arboledilla, “la Catedral de la Manzanilla” con sus 200 años de edad y un microclima perfecto para la crianza biológica. Olores a flores blancas (camomila) con ligeros tonos marinos, de hierbas balsámicas y un gran repertorio de sensaciones de levadura de velo. En boca es muy fresca, ligera y fácil de beber, aunque consistente y compleja, con posgusto marino (algas). Es una manzanilla de alegría y muy buen comienzo de cata.

2. Fino. Bodegas Lustau.


La crianza bajo velo de levadura es intensa en la nariz y muestra de forma clara el acento del Puerto de Santa María, a bajamar, hierba recién cortada y petróleo. Tiene una boca de buena acidez, con cuerpo, llena, gruesa, muy racial y verdaderamente seca y armoniosa gracias a una textura perfecta en la que se siente la bota. Larguísimo posgusto que vuelve a marcar velo de flor y un elegante fondo calizo.





3. Amontillado viejísimo de bodegas Garvey

Un vino que sobrepasa los 30 años de edad y que, por tanto, entraría en la categoría VORS, elaborado a partir de las soleras del fino San Patricio, pero del de entonces. Alta intensidad de paladar, con suavidad, sin ser hiriente ni punzante, donde se entremezclan los aromas de la crianza biológica y las maderas nobles (avellanas, tabaco). Boca seca pero con un toque ligeramente goloso que le da cuerpo y la alarga. En el posgusto los sabores a mar son intensos: algas, berberechos… Es un vino con nervio, inquieto, cambiante, que termina con una evocación mineral limpia.





4. Palo Cortado de Williams & Humbert


Un vino algo más joven que procede de las criaderas del Dos Cortados, evoca su estilo y marca ese toque láctico, de mantequilla y pan tostado, tan típico de la casa. Los frutos secos evolucionan en la copa a aromas más complejos: nueces verdes, vainillas, cacao y un fondo de curry. En boca tiene buena acidez, con cuerpo, estilo amable y un largo posgusto en el que el cacao, la vainilla y el curry permanecen.

5. Oloroso VORS Bodegas Urium

Un vino verdaderamente viejo de una de las casas más nuevas que se asientan en Jerez. Sorprendió su nariz suave, compleja y noble, con aromas de tabaco, vainilla, avellana, maderas añejas (olor a ermita) con un fondo de caramelo y toffee. En el paladar tiene buena acidez, con un toque goloso tenue que le da vida, volumen sin excesos de peso, buen posgusto a caramelo de vainilla y una gran armonía. Es un oloroso “fino” de textura plenamente sedosa y gran altura que complació a todo el mundo.






6. PX Bodegas Dios Baco


Aromas de pasas, chocolate puro, maderas nobles, toffee, tostados…El paladar es dulce pero con una buena acidez que, asociada a unas interesantes notas balsámicas, casi mentoladas, de “after-eight”, le otorgan un placentero recorrido de boca, nada empalagoso y muy vivo.